¿QUÉ ES EL ALOJAMIENTO EN CONJUNTO?

El alojamiento conjunto es cuando la madre y el bebé permanecen juntos en la misma habitación después del nacimiento. Es decir, durante la estancia en el hospital, que puede ser de 1-3 días, tanto de día como de noche ambos permanecen y duermen juntos. El bebé es entregado en una cuna especial (algunos hospitales cuentan con cuna colecho) la cual permanece al lado de la cama de la madre con el motivo de que el bebé pueda dormir cerca de ella o bien, ella lo carga en su cama donde lo amamanta y también puedan dormir juntos abrazados y desde ese momento practicar el colecho.


Siempre y cuando el binomio madre-hijo estén sanos y estables después del parto o cesárea deben permanecer juntos. Si ambos están bien, no hay motivo para separarlos después del nacimiento. Existen más beneficios cuando el bebé permanece en la misma habitación de la madre que estando separada de ella. Sin embargo, si el bebé o la madre después del nacimiento necesitan una atención especial que requiera un monitoreo permanente, entonces se recurre a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) para el bebé, y para la madre algún tipo de terapia en donde el bebé no pueda permanecer con ella hasta que se encuentre en habitación normal. En estos casos, ya sea el Pediatra Neonatólogo en el caso del bebé o el Ginecólogo en el caso de la madre, den la autorización de que la salud es estable, es el momento para alojarse conjuntamente en el hospital.


El alojamiento conjunto provee de muchos beneficios para la madre y el bebé. Por ejemplo, se promueve el buen y sano inicio de la lactancia. Al permanecer juntos, la madre podrá empezar a identificar los signos de hambre en el bebé y así poderle ofrecer leche materna a libre demanda. Otro beneficio es que se favorece el contacto piel con piel y el apego con los padres. Permanecer juntos, crea un vínculo muy fuerte desde el inicio, el olor, las voces ya conocidas por el bebé desde el vientre, él las identifica sintiéndose en un ambiente conocido y seguro. También es un tiempo maravilloso de aprendizaje y de empezar a conocerse, pues los padres desde ese momento se empiezan a hacerse cargo de los cuidados básicos del bebé, como el darle de comer, el cambio de pañal y de ropa. Haber tenido alojamiento conjunto en el hospital, crea en la madre el empoderamiento y la seguridad de que ella es capaz de cuidar, alimentar y hacerse cargo de su bebé cuando es dada de alta del hospital y llega a su casa.

Sin embargo, actualmente todavía existen hospitales que no practican el alojamiento conjunto en el área de maternidad. En estos hospitales, el bebé durante toda la estancia en el hospital, permanece en cunero y la madre en su habitación. Hay horarios de visita en donde se “baja” al bebé a estar unos minutos en compañía de su madre, comúnmente el bebé es alimentado con leche de fórmula por las enfermeras, así como el cambio de pañal y baño son realizados por el personal de salud. Y no es hasta que ambos son dados de alta en el hospital, el bebé es entregado a los padres.


Es importante como padres, conocer y hacer una selección del hospital y del pediatra. Generalmente los hospitales que manejan alojamiento conjunto, cuentan con pediatras de la misma ideología, pero a la vez hay que tomar en cuenta que el pediatra es el responsable de dictaminar en relación a la salud del bebé si puede permanecer o no en alojamiento conjunto con su madre. Y siempre recuerda, si ambos están, sanos, no hay motivos para separarlos.


Escrito por: Gabriela García (Psicóloga, Educadora Perinatal-Doula y Asesora en Lactancia)



©2019 by Mejor Mujer, Mejor Mamá. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now