¡QUÉ DIVERTIDO ES NO LLEVAR UNIFORME AL COLE!



Sé que en la mayoría de las escuelas el uniforme escolar es obligatorio y es primordial portarlo pues distingue a los niños de dicha institución. He sabido que en ciertos colegios, los viernes, les permiten llevar ropa de calle. Igual hay escuelas que les permiten a los niños llevar pantalón o short de mezclilla, portando la playera con el escudo de la escuela. Sin embargo, hay otros colegios en donde la ropa de calle es utilizada cuatro días de la semana y solo los lunes llevan el pants escolar para honores a la bandera. Aquí en la Ciudad de México hay de todo y para todos, hay variedad de sistemas pedagógicos para escoger.


Hablaré de la filosofía Montessori y las razones del por qué no tienen en su pedagogía el uso de uniforme. Cuando los niños están en "casa de niños" (de 3-6 años aprox), como su nombre lo dice, se crea un ambiente como si estuvieran en su casa. Riegan plantas, tienen cocina, limpian y también visten como si estuvieran en su casa. Porque lo importante es que se sientan cómodos, a gusto, en su ambiente. Lo mismo sucede en primaria. El uniforme de cierta manera es incómodo para ellos. Generalmente las niñas usan falda larga lo que a veces no es muy cómodo para su libre movimiento. Ambos usan suéteres y chalecos, calcetas altas, zapatos de vestir. Cuando el niño tiene su primer contacto con la escuela y no está acostumbrado a portar uniforme, su experiencia escolar puede ser no muy positiva. Si el niño está acostumbrado en su casa a vestir cómodamente, ¿Por qué no hacerlo para la escuela?.


Sabemos que el uniforme da estructura al niño. Su personalidad está en pleno desarrollo, su conducta es moldeable y algunas escuelas creen que portarlo limpio e impecable es sinónimo de buena conducta. Además para muchos padres, es más cómodo que sus hijos lleven uniforme para no tener que batallar con la ropa diariamente. No estoy en contra de los uniformes, de hecho, toda mi vida escolar desde kínder hasta prepa llevé uniforme, así como tú y así como la mayoría de las mamás que están leyendo mi artículo. Recordemos un poco, ¿qué era lo primero que hacíamos nosotras cuando llegábamos a casa?. Entre otras cosas, quitarnos el uniforme, nos daba calor, era incómodo, nos lo quitábamos también para no ensuciarlo. En invierno a las niñas nos daba frío con la falda y en verano era un calor insoportable por el tipo de telas de los uniformes. El uniforme escolar se creó partiendo de la base de no hacer distinciones de clases, de crear “igualdad”, de “unificar” a todos los niños. ¿Pero apoco la clase social no se puede apreciar, por ejemplo, con la mochila, con la lapicera, con los tenis o zapatos, con los accesorios, con el tipo de auto con el que recogen al niño?.


Para la filosofía Montessori cada alumno es diferente al compañero que tiene al lado. Los niños no aprenden igual, ni al mismo ritmo, tienen inquietudes y aptitudes distintas y por ello no es necesario que sean “clones” en cuanto a su vestimenta. El niño es un ser independiente que es capaz (o no) de poner sus propios límites. En este tipo de colegios se estimula la diversidad respetando los gustos de vestimenta de cada niño y de cada familia. Tal vez el niño no genere una identidad con la escuela pero crea una identidad con él mismo, con su estilo y su personalidad. No llevar uniforme, además, da autonomía e individualidad. Los alumnos son vistos como seres libres y coloridos. La ropa también es vista como forma de expresión. En el mundo todos somos diferentes, somos únicos e irrepetibles, ¿por qué no generar el mismo ambiente diverso en el salón de clases?


Recordemos que la diversidad y singularidad son importantes. En la calle, la mayoría de la gente no va uniformada, nos vestimos como queremos; muy holgado cuando buscamos comodidad, formal para eventos importantes, de vestir para el trabajo, con pants para hacer ejercicio, casual para ir al parque. La moda de cierta manera nos dicta cómo vestirnos, sin embargo, de ella elegimos lo que nos acomoda. Hay que dejar que los niños elijan su propia ropa y adquieran su propio estilo. A ellos también les gusta "gustarse" cuando se ven en el espejo, verse modernos con sus amistades.



Escrito por: Gabriela García (Mamá de 2, Psicóloga, Educadora Perinatal-Doula y Asesora en Lactancia)





4 vistas

©2019 by Mejor Mujer, Mejor Mamá. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now