MAMÁ: ¡CÓMPRATE LO QUE TE GUSTA!

Esta vez cómprate el vestido que tanto te gusta, esa pulsera que tiene un año que la viste y no has podido comprarte, esos zapatos que no adquiriste por que tu bebé necesitaba unos nuevos y preferiste comprárselos a él. Cómprate esa crema para prevenir arrugas que se te terminó hace varios meses y no la has repuesto. Esta ocasión ahora sí aparta la visita al spa y que te den ese masaje que deseas desde que pariste a tu bebé. Agenda la manicura y pedicura y ponte esas uñas de gelish que tanto te gustaron por internet. Decídete a hacerte ese cambio de look y corte de pelo que seguramente te hará sentir renovada y juvenil. Mamá, es hora de consentirte, no pongas pretextos. Tómate ese tiempo y date el lujo de comprarte eso que tanto has deseado, pues seguramente desde que te embarazaste, te has dedicado y enfocado a hacer las compras para tu bebé y has hecho a un lado tus gustos.


Como madres, nos resulta muy estimulante caminar por los pasillos infantiles y de juguetes, siempre buscando las novedades para nuestros hijos. La sección infantil se convirtió en nuestra favorita desde que somos mamás. Nos emociona comprarle a nuestros hijos cantidad de ropa, zapatos, accesorios y juguetes, que seamos sinceras, no necesitan. Esta ocasión nos toca a nosotras. Ya basta de abstenernos de comprarnos ese gusto porque en el interior preferimos comprárselo a nuestro crío. Tu como madre también necesitas renovarte y sentir la grata sensación de estrenar, no sólo en este mes de mayo, sino cuando tengas la oportunidad y se te ofrezca.


Si tu pareja, tu mamá, una amiga o tus hijos te ofrecen un regalo, acéptalo. Si lo pueden ir a escoger juntos, mejor. No digas que no, tómales la palabra y que te compren lo que quieras (con medida jeje). Muchas veces (me incluyo) no aceptamos el ofrecimiento que nos hace nuestro esposo, pues en el fondo de cierta manera nos remuerde la conciencia y preferimos ocupar ese dinero para el super, la colegiatura, los servicios de la casa, etcétera. Como recomendación,

si es posible, puedes destinar una parte del presupuesto mensual para tus gustos personales. Otra recomendación, intentar restringir lo que compras a tus hijos es esencial. De verdad que muchísimas veces les compramos cosas que ni siquiera les gustan, que no las necesitan y por lo tanto ni las usan. Además, comprarles demasiada ropa y zapatos no es muy buena opción, pues crecen tan rápido que por mucho les dura un año. En relación a los juguetes, los juegan un rato y después ya ni caso les hacen. En cambio, si nos compramos alguna prenda, calzado o accesorio para nosotras, es un hecho que nos durará mucho más de un año. Entonces, ¿no es mejor invertir un poco más en ti?


Toma como inversión eso que te compraste. Y sí, es una inversión pues recuerda que la base para que tus hijos estén bien, es que tú primero estés bien en todos los ámbitos. Si te levantas en la mañana y no te sientes bonita porque ya se te nota demasiado la raíz de las canas, porque la pijama que traes ya está deslavada de tanto uso, porque tu piel no luce radiante o porque la ropa que te pondrás ya está pasada de moda, es muy probable que ese sentimiento de no sentirte bien contigo misma y esa actitud negativa se la transmitas a tus hijos, quienes lo sabemos, perciben todo demasiado bien. ¿Qué le estás transmitiendo a tu hija pequeña en relación al cuidado personal si tu eres su máximo ejemplo?. Esas fotos que circulan en las redes en donde la niña pequeña posa para la foto impecable y radiante, arreglada de pies a cabeza, con ropa, zapatos y accesorios nuevos. Y del otro lado aparece la madre de esa niña, desarreglada, despeinada, con ropa y zapatos sucios y viejos, con todo opuesto a como aparece la niña. ¿Qué sucede ahí?. Que la madre se ha enfocado únicamente en su hija, dejando a un lado su propia persona. En lo personal, no me causa mucha gracia, pues la imagen de madre no debería de ser así siempre. Sabemos que todas tenemos días de que por puro gusto queremos andar sin arreglarnos y es aceptable, pero creo, debería ser lo menos posible. ¡Qué lindo se vería que la madre igual apareciera así de reluciente como la hija!


En fin, hay que tener presente que para todos los presupuestos, hay posibilidades. Decirte que te compres lo que te guste, va de la mano con cada presupuesto familiar. Sabemos que hay de todo para todas, para todos los gustos, y para todas las economías. Así que, mami, de ahora en adelante, consiéntete a ti misma por el bien tuyo y de tu familia.





©2019 by Mejor Mujer, Mejor Mamá. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now