LA GIMNASIA ES PARA NIÑOS Y PARA NIÑAS

Los estereotipos en los deportes están muy marcados desde la niñez. Es común que pensemos que el ballet es para niñas y el fútbol es para niños, el tae kwon do para niños y la gimnasia para niñas. De hecho, inconscientemente les podemos transmitir a nuestros hijos el gusto por un deporte porque a uno mismo nos gusta aunque a ellos no les encante. Solemos proyectarnos promoviendo lo que yo no pude hacer en mi infancia y esperar que mi hijo o hija lo pueda hacer. La verdad es que los deportes no deberían tener género. En nuestro país tenemos a una figura masculina reconocida mundialmente en ballet, a una figura femenina reconocida igual mundialmente en tae kwon do, y la selección femenil de futbol es un ejemplo a seguir. Por tales motivos, hay que respetar el gusto y habilidades de cada niña o niño en los deportes, dejar que ellos mismos elijan y decidan qué quieren practicar.


Comúnmente se cree que la gimnasia es solo para niñas. Es normal ver a las niñas hacer piruetas, vueltas de carro, giros y arcos. Vemos los gimnasios donde se practica este deporte lleno de niñas. Las instructoras generalmente son mujeres. El atuendo que se porta es muy femenino. Y suele ser motivo de asombro cuando se ve a un niño practicando gimnasia rodeado de mujeres. Les platico que mis hijos (tengo una niña y un niño) practican gimnasia. Mi hija fue la que empezó a atraerle este deporte desde muy pequeña y la metimos a que lo practicara. Tiempo después a mi hijo le empezó a atraer, sin embargo, no se animaba a ingresar (a pesar de que yo lo motivaba) pues el salón estaba repleto de niñas y él mismo me decía que iba a ser el único niño y no quería. Respeté su decisión y tiempo después, encontramos un gimnasio en donde la mitad de los compañeros son niños y la otra mitad niñas, todos de diferentes edades. A su vez, había un instructor para los más avanzados y una instructora para los principiantes. Todos los niños estaban en la misma clase, había diversidad de edades, aptitudes y habilidades. Fue entonces cuando mi niño decidió ingresar a gimnasia y es muy feliz.


Así como todos los deportes, la gimnasia involucra muchas áreas de aprendizaje tanto físico como psicológico. El saber que con su cuerpo pueden llegar a donde ellos quieren es su mayor motivación. El tener el poder de “volar” como ellos dicen, es su orgullo. El saber que con esfuerzo y dedicación pueden ir avanzando tanto como ellos quieran es impresionante. La perseverancia que se necesita para ir haciéndolo mejor y la constancia que se requiere para ir entrenando poco a poco los músculos es pesado, cansado y a veces frustrante. La gimnasia involucra mover cada parte del cuerpo en el tiempo perfecto para que el ejercicio salga bien. La flexibilidad que se necesita es primordial, desarrollarla es verdaderamente doloroso. Hace unas clases, mi niña al realizar un ejercicio de flexibilidad, lloró de dolor. Ella tiene una flexibilidad impresionante, y a pesar de esto, el esfuerzo que conllevó dicho ejercicio, la puso al límite y literal lloró de dolor. Lo admirable de practicar un deporte es eso, que los niños aprendan que se requiere mucho esfuerzo y mucha perseverancia para lograr lo que se propongan. Aunque a mi niña le dolió, no dejó de seguir esforzándose por hacerlo, y no por esa experiencia pensó en abandonar la gimnasia.


Es muy nutritivo para los niños darse cuenta que su mente controla su cuerpo. Y que su cuerpo es el medio de transporte para ser lo que quieran ser. Inculcarles a los niños el amor por un deporte no solo los hará mejor en el área motriz, sino que los hará mejores personas. Entenderán que para conseguir lo que quieren, se necesita constancia, perseverancia y amor a lo que hacen.





0 vistas

©2019 by Mejor Mujer, Mejor Mamá. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now