EL BAÑO DEL BEBÉ


El baño del bebé siempre es un tema de nervios principalmente para los padres primerizos. Muchas veces se tiene una idea errónea pues la preocupación es más grande que la realidad. Se espera que el primer baño sea caótico, sin embargo, esto depende mucho de la actitud de los padres. Generalmente si se cumplen algunas reglas, la experiencia del baño del bebé puede resultar muy gratificante para todos los involucrados. Además, si se trabaja en equipo, es decir, tanto mamá como papá se organizan y se asignan las tareas, es más fácil y no se corre ningún riesgo.


Se recomienda que principalmente los primeros baños del bebé no lo hagas tu sola. Ya sea que te acompañe el papá, la abuela del bebé, alguna tía o amiga. Cuando tengas la confianza y la práctica para bañarlo tu sola, lo puedes hacer, siempre y cuando nunca dejes solo o sola a tu bebé en la tina o regadera.


Generalmente los padres prefieren que su bebé tenga sus primeros baños en tina, sin embargo, desde el primer día, se puede bañar al bebé en la regadera sin correr ningún peligro. Si el baño es en regadera, cuidar que el chorro no le caiga directo a la cabecita del bebé, así como vigilar que no haya mucha presión en el agua. Si es en tina, de preferencia que sea con base y te aconsejo que tengas a la mano una bandeja con agua limpia y templada para enjuagarlo.


Es sabido que la temperatura del agua es muy importante para que se disfrute el baño. Actualmente existen tinas de bebé que ya traen incluido el termómetro. Este aditamento no es necesario cuando adquieras una tina, a veces es mejor sentirla tu misma con tu codo.





Tener todo listo previo al baño es muy importante desde los jabones y esponja, hasta el pañal, crema y la muda completa del bebé. Te recomiendo preparar desde antes todo lo que necesitarás, recuerda que no puedes dejar ni un segundo solo a tu bebé en el agua. Es buena opción bañar al bebe con jabón neutro los primeros meses para que la piel produzca sus humectantes naturales. Hay muchas marcas de jabones hipoalergénicos especiales para la piel delicada de los bebés, igual los puedes usar, pero hay que poner atención en que tu bebé no tenga una reacción a dichos jabones. De ser así, retirarlos y acudir al médico para que te recete el ideal para la piel de tu bebé. Recuerda que a unos bebés les quedará una marca y a otros bebés otra. Para la descamación de la piel una buena opción es el aceite de cocoa natural. Si tu bebé no está rosado, no es necesario usar crema de rozaduras, con una higiene adecuada, cambios de pañal frecuentes, y alimentación exclusiva con leche materna, ten por seguro que tu bebé no sufrirá de rozaduras.


Para que a tu bebé a medio baño no le de hambre, te recomiendo amamantarlo previamente. Es muy estresante cuando el bebé empieza a llorar desconsoladamente a mitad del baño, pues se pondrán nerviosos y puede que cometan algunos errores por la desesperación. Si hay hermanita o hermanito, es muy importante involucrarlo en el baño, le puedes pedir por ejemplo, que le ponga jabón a la esponja, que te pase la crema y hasta que se la ponga él mismo, o que te ayude a distraerlo cuando lo están vistiendo.


Después del baño, es primordial secar los pliegues del bebé. Secar cuello, axilas, entrepiernas, detrás de las orejas, extenderle las manitas y secar entre los deditos es muy importante pues frecuentemente en dichas zonas se acumulan pelusas, sudor, leche y hasta restos de orina. Si buscas una alternativa para ayudar al medio ambiente, los pañales de tela son muy cómodos y no causan irritación.


Y finalmente, disfruta este tiempo con tu bebé. Los bebés esperan la hora del baño porque además de ser relajante, es un tiempo de compartir con sus padres. ¡Disfruten este momento!


Escrito por: Gabriela García (Mamá de 2, Psicóloga, Educadora Perinatal-Doula y Asesora en Lactancia)





©2019 by Mejor Mujer, Mejor Mamá. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now