CUANDO MI HIJO SE ABURRE

Tienen variedad de juguetes, libros de actividades y lectura, juegos de mesa, hermanito o hermanita con quien jugar y a pesar de todo esto se aburren!!!


Para nosotros como adultos nos parece sorprendente que los niños en un lapso del día, los fines de semana o en las vacaciones se aburran. Es común que nos lo transmitan diciéndonos con esa vocecita impaciente, “estoy aburrido”, “¿qué hago?, “no sé qué hacer”, “mis juguetes son aburridos”, “no sabemos a qué jugar”. Que los niños se aburran no es malo, al contrario, hay estudios que demuestran que el aburrimiento en los niños estimula su creatividad y de hecho es positivo que de vez en cuando se aburran.


Nosotros como adultos lo único que podemos hacer es escucharlos y tal vez darles ideas de qué jugar. Lo que nunca debemos hacer es ofrecerles entretenimiento tecnológico para solucionar su “problema”. Por ejemplo, pueden hacer un frasco “Tarro del Aburrimiento” en donde introduzcan papelitos con ideas de juego, doblarlas e introducirlas. Entre más papelitos tenga ese frasco, será mejor pues habrá más variedad de actividades a realizar. Las actividades pueden ser desde colorear, leer un capítulo de un libro, jugar a las escondidas, lavar algún juguete sucio, hacer una casita con legos, jugar un juego de mesa con su hermano o con algún familiar o amigo, hacer pulseras, hacer figuras con plastilina o con arena kinética, darle “de comer” a sus muñecos, escribir una historia con sus respectivos dibujos, recortar, regar las plantas de la casa, escribir una carta a la abuela, poner música y bailar, cantar alguna canción en inglés, comenzar una colección de algo que le guste, memorizar alguna frase, etcétera.


A los niños (a cierta edad) les encanta realizar labores del hogar como barrer, lavar los trastes, recoger el polvo con un recogedor, limpiar los muebles. Les platico una experiencia, un día mi niño de 6 años no sabía qué hacer, estaba aburrido y me dijo que quería barrer y trapear. Le dimos el material necesario, le explicamos como exprimir el trapeador y se puso a hacerlo por iniciativa propia. En otra ocasión quiso ordenar la alacena. Él la pasó muy bien y le gustó hacerlo, pues no fue la única vez que lo realizó. Mi niña es diferente, aunque en repetidas ocasiones lava los platos. Además de inculcarle a los niños que deben de cooperar en las labores del hogar, hay que permitírselo aunque no lo hagan como uno quiere, pero bueno, ese es otro tema…


El aburrimiento en los niños es bueno. Es recomendable no saturar la agenda del niño con actividades diseñadas para que no se aburra. Claro, es bueno que tengan algún taller por la tarde o los fines de semana, sin embargo es indispensable que igual tengan algún tiempo libre para jugar o para hacer lo que ellos quieran, o hasta para aburrirse. Cuando se aburren, se estimulan partes del cerebro encargadas de la creatividad, la imaginación, la invención, la creación, la exploración. Que los niños tengan un tiempo libre para ellos mismos, estimula a que descubran alguna pasión e interés propio. También ayuda a que tengan la experiencia de decidir por sí mismos y qué hacer en su tiempo libre.


Permítele a tu hijo aburrirse. No te sientas responsable cuando te diga que está aburrido. Procura no ofrecerle tu celular, la tableta o la televisión ya que puede resultar contraproducente. Sé que en repetidas ocasiones necesitamos un tiempo para nosotras mismas y que la manera más rápida y eficaz es ponerles la tele pues nos dejan realizar una actividad importante. Es permisible hacerlo, sin embargo, procura que esto no se vuelva un hábito.





0 vistas

©2019 by Mejor Mujer, Mejor Mamá. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now